¿dóndevamossindepilar?


¡Cariño, hay un muerto en el váter!
18.febrero.08, 11:00
Filed under: cultura precolombina, etnias, indígenas, sucesos

Supongo que eso gritaría Andrés García, hace algo más de una semana, cuando se puso a cavar en su patio para instalar una letrina y a cinco metros bajo tierra se encontró un esqueleto. Claro, algo así hay que contárselo a los vecinos y la voz se va corriendo hasta que se presenta en tu casa un tío que te dice que los huesos y los restos de vasijas que has encontrado tienen 4.000 años y son los restos de un sepulcro ceremonial de una tribu protolenca (una mezcla de maya, lenca original y paya). La TribunaLa zona donde se ha encontrado este yacimiento (colonia Cerrito Lindo en San Pedro Sula) es conocida como Puerto Escondido y es una de las primeras zonas que parece fueron habitadas en Honduras.

La noticia en La Tribuna (Honduras)

La noticia en El País (España)

Y como el saber no ocupa lugar os cuento que los lencas era la población original de la región interior de Honduras y que se calcula que actualmente hay unos 100.000 lencas en Hoduras y 37.000 en El Salvador.

Más información sobre los lencas

Otro día os hablo de Lempira, quizá el lenca más famoso de Honduras.



y…
12.enero.08, 17:00
Filed under: cultura precolombina, lugares, religión

… sigo contando cómo fueron los días de “vacaciones”. Ya os conté que estuve en El Salvador, en Santa Ana exactamente. Una ciudad de casi 300.00 habitantes situada a 65 kilómetros al Oeste de la capital, San Salvador. De esta ciudad es llamativa su catedral, de estilo neogótico (S. XX), a diferencia de casi todas las que hay por América Latina que son de estilo colonial español. No sabéis el orgullo que se siente al escribir “estilo colonial español” (por si hay dudas… es irónico). También es interesante su teatro y su alcaldía, sobre todo porque son reflejo del mimo con el que trata El Salvador su patrimonio cultural gracias al Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (CONCULTURA).

Y también estuve en Chalchuapa, muy cerca de Santa Ana. Chalchuapa es conocido por ser un importantísimo centro arqueológico, del que tuve la suerte de conocer, aunque de lejos, el Tazumal.

Y entre ida y venida a la playa conocí la ciudad de Ataco, cuya actividad principal es el cultivo del café, pero de la que también es conocida su artesanía y sus telares manuales.

Ya sólo me falta comentar que también visité Guatemala, sólo un poquito 😀 porque estuve en Esquipulas, la que llaman capital centroamericana de la fe (la de todo América Latina es Guadalupe, en Méjico). Esquipulas, además de recibir turistas, también recibe anualmente a más de un millón y medio de personas que peregrinan a su Basílica para ver al Cristo Negro Milagroso. Esquipulas, no sé por qué, me pareció un sitio con algo de esencia y encanto medieval: un centro religioso rodeado de puestos donde se vendía artesanía, recuerdos, comida de todo tipo… En fin, eso es todo por ahora, espero que el 2008 haya empezado… el uno de enero.



Fíjese que…
13.octubre.07, 16:00
Filed under: cultura precolombina, dicen, flora, lugares, Uncategorized

Así se debe comenzar cualquier locución digna de ser escuchada (proposición, disculpas, excusas, información…) y si no lo haces, corres el riesgo de que no te escuchen o de que lo que digas no se valore. Y a mí me parece bien porque fíjense que ayer se celebró aquí el Día de la Raza, nombre con el que ya no se celebra en España la conmemoración del avistamiento de tierra por Rodrigo de Triana hace 515 años, ni con el que tampoco se celebra en Venezuela, donde en 2002, Hugo Chávez decidió que el 12 de octubre era el día adecuado para celebrar el Día de la Resistencia Indígena. Y un par de años después sucedió esto. Y fíjense que yo el Día de la Raza estuve en El Paraiso, o al menos eso ponía en el desvío que cogimos. El Paraiso es un trocito de playa entre una selva montañosa (o montaña selvática) y el mar Caribe. ¿Y cómo se llega a El Paraiso? Pues bien, lo único que hay que hacer es portarse muy bien para que algún angelito se apiade de uno, le monte en un coche, le lleve a Puerto Cortés y desde ahí, siguiendo la costa, a Omoa. Por lo demás, y para mi sorpresa, en El Paraiso se habla de lo mismo que se habla en la tierra: de Dios, de la delincuencia, de la corrupción, de lo bueno que es ser bueno y de lo malo que es ser malo. Y fíjense que además de selva y caribe en El Paraiso también hay aracranes, al menos había uno, algo extraño porque siempre van en pareja, o eso dicen; de todas formas yo me encargué de convertirlo en dos, medio para el suelo y medio para mi chancla, soy un asesino, lo sé. Y no sólo son los aracranes los que se me olvidaron enumerar el otro día en el minizoo, también se me olvidó mencionar a las luciérnagas intermitentes, custodias del zacate que hay delante de mi cabañita, que las noches más oscuras consiguen hacerme creer que el cielo se ha desplomado.

Y fíjense que estuve en el Fuerte de San Fernando, levantado hace dos siglos y medio en Omoa por los españoles para defender… en fin… el tiempo es un chivato cabrón que nos pone en nuestro sitio (Poncho K). Y si en vez de ayer, hubiera estado hace 250 años me habría entretenido liándome a cañonazos contra los piratas ingleses… o quizá, iría ataviado con un parche en el ojo y una guacamaya en el hombro y estaría en un camarote con Sir Francis Drake planeanado cómo saquear Omoa, quien sabe; seguramente habría estado tumbado en una hamaca viéndolas venir como las plantas dormilonas, también llamadas mimosas; me encantan los dos nombres y ha sido otro maravilloso descubrimiento: una plantita que cuando la tocas se cierra sobre sí misma, tiernísimas, daban ganas de comérselas o, mejor aún, de hacerse un té con ellas, que, por cierto, fíjense que, según cuentan, el té de dormilona tiene un efecto narcótico potentísimo. Y no, no lo he probado… todavía.



Lo que es "pa" ti no te lo quita nadie
24.septiembre.07, 8:00
Filed under: cultura precolombina, etnias, lugares

No sé si creéis en el destino, pero hoy me quedo con la frase del título porque ha sido la que ha conseguido que mi mente se dispersara en la camioneta camino de las ruinas mayas de Copán; y Doña Isabel no se refería a nada material con “lo que es para ti”, hablaba de una desgracia Y sí, he dicho las ruinas mayas de Copán; ayer volví de Tegucigalpa y eso era lo que me estaba esperando a mi vuelta a San Pedro Sula, el honor de pisar donde pisaron los mayas hace doce o trece siglos y hasta que fueron invitados a desaparecer de la historia de la humanidad; claro, que supongo que lo de que su cultura desapareciera debía ser para ellos y no se lo quitó nadie. Últimamente le doy muchas vueltas a qué grado de implicación tenemos en todo lo que nos pasa. ¿Nadie nos va a quitar lo que es para nosotrxs, o por el contrario, todo lo que nos pasa es consecuencia de nuestros actos? En fin, que las ruinas de Copán muy dignas de ver (ahí abajo van varios miles de palabras). Poco más que contaros… Que a la vuelta, la colonia Sandoval Sorto, me ha parecido más pobre si cabía. Pero no creáis, sí que se lo pasan bien, ayer cuando me fui a la cama había una fiesta garifuna al ladito de mi cabañita y por lo que me han dicho las hermanas, lxs negritxs bailan que da gusto verlos. ¡Ah! Por cierto, también me he enterado hoy de que El Salvador es constitucionalmente racista, vaya, que un negro salvadoreño sería inconstitucional, sí hijos, increíble pero cierto.

… más fotos aquí