¿dóndevamossindepilar?


Amazonas
15.abril.08, 8:00
Filed under: compromiso, desarrollo

Eva, desde Mozambique me ha mandado unas supuestas declaraciones de Cristovam Buarque cuando era Ministro de Educacion de Brasil. Y digo supuestas porque no he podido confirmar que sea verdad que sean suyas o, que por el contrario, sea un bulo. Unos dicen que fue una intevencion suya durante un debate, otros que un reportaje en una revista… en fin, lo importante es el mensaje de fondo tan rotundo:

Realmente, como brasileño, sólo hablaría en contra de la internacionalización de la Amazonia. Por más que nuestros gobiernos no cuiden debidamente ese patrimonio, él es nuestro. Como humanista, sintiendo el riesgo de la degradación ambiental que sufre la Amazonia, puedo imaginar su internacionalización, como también de todo lo demás, que es de suma importancia para la humanidad.

Si la Amazonia, desde una ética humanista, debe ser internacionalizada, internacionalicemos también las reservas de petróleo del mundo entero. El petróleo es tan importante para el bienestar de la humanidad como la Amazonia para nuestro futuro. A pesar de eso, los dueños de las reservas creen tener el derecho de aumentar o disminuir la extracción de petróleo y subir o no su precio.

De la misma forma, el capital financiero de los países ricos debería ser internacionalizado. Si la Amazonia es una reserva para todos los seres humanos, no se debería quemar solamente por la voluntad de un dueño o de un país. Quemar la Amazonia es tan grave como el desempleo provocado por las decisiones arbitrarias de los especuladores globales.

No podemos permitir que las reservas financieras sirvan para quemar países enteros en la voluptuosidad de la especulación.

También, antes que la Amazonia, me gustaría ver la internacionalización de los grandes museos del mundo. El Louvre no debe pertenecer solo a Francia. Cada museo del mundo es el guardián de las piezas más bellas producidas por el genio humano. No se puede dejar que ese patrimonio cultural, como es el patrimonio natural amazónico, sea destruido por el sólo placer de un propietario o de un país. No hace mucho tiempo, un millonario japonés decidió enterrar, junto con él, un cuadro de un gran maestro. Por el contrario, ese cuadro tendría que haber sido internacionalizado.

Durante este encuentro, las Naciones Unidas están realizando el Foro Del Milenio, pero algunos presidentes de países tuvieron dificultades para participar, debido a situaciones desagradables surgidas en la frontera de los EE.UU. Por eso, creo que Nueva York, como sede de las Naciones Unidas, debe ser internacionalizada. Por lo menos Manhattan debería pertenecer a toda la humanidad. De la misma forma que París, Venecia, Roma, Londres, Río de Janeiro, Brasilia… cada ciudad, con su belleza específica, su historia del mundo, debería pertenecer al mundo. Si EEUU quiere internacionalizar la Amazonia, para no correr el riesgo de dejarla en manos de los brasileños, internacionalicemos todos los arsenales nucleares. Basta pensar que ellos ya demostraron que son capaces de usar esas armas, provocando una destrucción miles de veces mayor que las lamentables quemas realizadas en los bosques de Brasil. En sus discursos, los actuales candidatos a la presidencia de los Estados Unidos han defendido la idea de internacionalizar las reservas forestales del mundo a cambio de la deuda. Comencemos usando esa deuda para garantizar que cada niño del mundo tenga la posibilidad de comer y de ir a la escuela. Internacionalicemos a los niños, tratándolos a todos ellos sin importar el país donde nacieron, como patrimonio que merecen los cuidados del mundo entero. Mucho más de lo que se merece la Amazonia. Cuando los dirigentes traten a los niños pobres del mundo como Patrimonio de la Humanidad, no permitirán que trabajen cuando deberían estudiar; que mueran cuando deberían vivir.Como humanista, acepto defender la internacionalización del mundo; pero, mientras el mundo me trate como brasileño, lucharé para que la Amazonia, sea nuestra. ¡Solamente nuestra!’.

¿No os dan ganas de darle un abrazo? ¡Internacionalicemos a los niños!

________________________________
Envia este post a tus enemigos

________________________________

Anuncios


SOS Tibet
26.marzo.08, 9:00
Filed under: compromiso, derechos humanos, política, sucesos

El otro día me preguntaba qué está pasando en el Tíbet; no puedo ir a ver lo que está pasando (no ando sobrado de € ni de $ ni de lempiras y peregrinar a pie me parece excesiva penitencia teniendo en cuenta que como poco tendría que nadarme el estrecho de Bering). La otra opción es que alguien nos lo contara, pero parece que nadie está por la labor, como nadie está por la labor de contarnos qué está pasando en muchas otras partes del mundo. Con todo mi respeto hacia China y su actitud (que no es nueva), y visto lo visto, me atrevo a apoyar esta campaña y a haceros llegar la invitación de la Fundació Casa del Tibet y el Comité de Apoyo al Tibet (CAT) para que os concentréis pacíficamente este sábado, 29 de marzo de 10.00 a 12.00 frente a la embajada China en Madrid (C/ Arturo Soria, 111) para exigir al Gobierno chino que pare inmediatamente la brutal represión contra el pueblo tibetano e inicie ya el diálogo con el Dalai Lama y sus representantes para buscar solución a un conflicto que ya dura medio siglo.

Otras campañas:

Crisis en el Tibet-Apoya al Dalai Lama en

Juegos Olímpicos 2008 ¿Y tú a qué juegas? en 

 ¡Ah! Pienso seguir yendo al chino de la calle valeras con mi camiseta de FREE TÍBET 😀



Pobre patria
17.marzo.08, 16:00
Filed under: compromiso, música

audio.jpg

Mi pobre patria, aplastada por abusos del poder
de gente infame que no conoce el pudor,
se creen los dueños todopoderosos
y piensan que les pertenece todo
Los gobernantes, cuántos perfectos e inútiles bufones
en esta tierra que el dolor ha devastado
¿Acaso no sentís nada de pena
ante esos cuerpos tendidos sin vida?
No cambiará, no cambiará
no cambiará, quizá cambiará
Y cómo excusarlos, las hienas en estadios y aquéllas
de la prensa chapoteando en el fango como cerdos
Yo me avergüenzo un poco y me hace daño
ver a los hombres como animales
No cambiará, no cambiará
no cambiará, quizá cambiará
Esperamos que el mundo vuelva a cotas más normales,
que pueda contemplar con calma el cielo
que nunca más se hable de dictaduras,
porque quizá tendremos que ir tirando
mientras la primavera tarda aún en llegar.
Franco Battiato


¿No son adorables?
11.marzo.08, 9:00
Filed under: compromiso, política, religión, salud

No me gusta hablar de poítica en este blog y menos mezclándola con religión pero me ha parecido tan bonito…

LOS OBISPOS FELICITAN A ZAPATERO Y LE OFRECEN SU COLABORACIÓN “POR EL BIEN COMÚN”

SERVIMEDIA

MADRID, 10-MAR-2008

El presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE) y el secretario general, Antonio María Rouco Varela y Juan Antonio Martínez Camino, respectivamente, han remitido una carta de felicitación a José Luis Rodríguez Zapatero por su víctoria en las elecciones del 9 de marzo.

La Oficina de Información aclara en una nota de prensa que esta felicitació es habitual después de la celebración de elecciones generales en España.

La misiva señala que “le aseguramos nuestra oración para que el Señor le conceda su luz y su fuerza en el desempeño de las altas responsabilidades que le encomienda el pueblo español, al servicio de la paz, la justicia, la libertad y el bien común de todos los ciudadanos”.

Asimismo, el presidente y el secretario general de la CEE le manifiestan una vez más a Rodríguez Zapatero “su disposición personal y la de la Conferencia Episcopal para colaborar sinceramente con las autoridades legítimas del Estado en orden al mejor servicio del bien común”.

Fuente: Discapnet

Y ya que me he arrancado con la política… más claro el agua.07-03-08_1608.jpg

Ahora sí, dejo la política y os cuento que el viernes pasado estuve en la marcha con la que se inaugura una actividad llamada Relevo por la Vida y que organiza la Asociación Hondureña de Lucha contra el Cáncer. No soy muy devoto de este tipo de actividades para recaudar fondos, sobre todo cuando son muy escandalosas, como aquí el Teletón. Pero me gustó el ambiente de Relevo por la Vida.

07-03-08_1605.jpg 07-03-08_1618.jpg



Hoy es el día más hermoso de nuestra vida
10.diciembre.07, 10:00
Filed under: compromiso

Cris (que, de vez en cuando, manda cosas interesantes) 😀 me ha mandado un reloj bastante curioso. en el que te puedes hacer una idea de cómo va el mundo en muchísimos aspectos (natalidad, mortalidad, salud, medio ambiente…) y además puedes elegir si quieres sorprenderte con los datos anuales, mensuales, semanales, diarios o fliparlo en vivo y en directo con los datos instantáneos. Os envío éste como ejemplo (que está en español) pero en la parte superior de la web hay algunos más sobre población, inmigración ilegal, crimen en EE.UU. e incluso un temporizador para meditar que incluye música relajante. La página en cuestión se llama www.poodwaddle.com y tiene alguna sorpresa más, como recursos gratis para poder incrustar los relojes en vuestras webs; yo no puedo porque Don WordPress considera peligroso este tipo de código; no sé, tal vez, lo que es seguro es que se pierden muchas posibilidades.

Y otra Cristina, voluntaria de gestión de proyectos, que ya está en India, me ha hecho llegar esta perla:

Hoy es el día más hermoso de nuestra vida, querido Sancho,

los obstáculos más grandes: nuestras propias indecisiones;

nuestro enemigo más fuerte: el miedo al poderoso y a nosotros mismos;

la cosa más fácil: equivocarnos;

la más destructiva: la mentira y el egoismo;

la peor derrota: el desaliento;

los defectos más peligrosos: la soberbia y el rencor;

las sensaciones más gratas: la buena conciencia, el esfuerzo para ser mejores sin ser perfectos, y sobre todo, la disposición para hacer el bien y combatir la injusticia donde quiera que esté.

Don Quijote de la Mancha

Y desde aquí quiero dar la enhorabuena a mis compañeros de Kempo Kembudo, que hace dos sábados celebraron el Campeonato Autonómico 2007 de Kempo Kembudo en la modalidad de Embus. Os pongo el enlace de la crónica por si queréis conocer un poquito más este arte marcial, que a algunos nos tiene enganchados, incluso en la distancia.

¡Feliz semana!



Saturado de miseria
20.noviembre.07, 11:00
Filed under: compromiso, derechos humanos, dicen, fauna, flora, lugares, pobreza

Es la única forma de definir cómo terminé el lunes pasado. El Instituto María Auxiliadora de Tegucigalpa (mi hogar aquí) tiene un turno de tarde (vespertina) al cual asisten alumnas becadas por su especial situación de escasez de recursos. Las hermanas me ofrecieron acompañarlas a las visitas que hacen dentro del proceso de selección de becarias. Las visitas serían durante toda la semana aunque yo sólo pude acompañarlas de lunes a jueves porque el viernes viaje a San Pedro Sula.

Si las visitas las empezamos a hacer a las 8 de la mañana el lunes, debo reconocer, que a las doce del medio día, estaba emocionalmente hundido, estaba saturado de miseria; y todavía me quedaban cuatro horas del lunes, y todavía me quedaban tres días más de visitas. Creo que no puedo describir las sensaciones, las percepciones y las impresiones que me asaltaron durante esas primeras horas. Ni tengo palabras, ni tengo imágenes, lo siento.

Pero a todo se acostumbra uno ¿no? Y en las visitas nos acompañaba Don Carlos, una persona que dejó todo por dedicarse al servicio a los demás. Sí, como suena. Don Carlos me invitó a acompañarle el martes, junto a otro grupo de voluntarios al reparto de cenas que organizan las Misioneras de la Caridad por los barrios más pobres de Tegucigalpa. No quiero discutir sobre la idoneidad o no del asistencialismo, no viene a cuento. Dicen que la Madre Teresa de Calcuta, uno de los días que salía a trabajar a las cuatro de la mañana con los más pobres entre los pobres de Calcuta, se encontró el cuerpo de un anciano al que ya estaban devorando los gusanos. Ella empezó a limpiar al anciano moribundo cuando él abrió los ojos y pregunto a la Madre Teresa por qué hacía eso. Ella, sin dejar de atenderle, le respondió: “porque Cristo no puede estar así”. Le llevo a la casa y le cuidó hasta que, unos días después, tuvo una muerte digna.

Del martes noche tengo algunas palabras y algunas imágenes. Algunas palabras de ejemplo son: niños, hambre, frío, lluvia, prostitución, resistol (pegamento), abuelita… Y las imágenes salieron en un semanario católico este fin de semana. No las he conseguido, si las consigo actualizo el post. Lo que sí he encontrado ha sido un vídeo sobre resistoleros…

El miércoles, después de las visitas de ese día, Don Carlos me llevó a Casa Belén, un lugar de encuentro para alcohólicos donde reciben terapia, asistencia médica primaria, un plato de comida y educación para adultos. Y en el futuro también podrán asearse, aprender algún oficio en el taller y realizar actividades de ocio. Todo gracias a un par de hermanitas y voluntarios de la ONG hondureña con tirón español ACOES.

Punto y aparte. He subido a cincuento el comienzo de un relato de Isabel Allende con el que me identifiqué mucho cuando lo leí. Creo que los escritores latinoamericanos tienen una sensibilidad especial y, en relación con esto, no voy a hacer ningún comentario sobre el asunto de Chávez y el rey en la pasada Cumbre Iberoamericana, pero sí voy a recomendar la lectura del siguiente artículo de OPINIÓN de Mario Vargas Llosa.

Y otra vez cambio de tema. El sábado, en mi viaje a San Pedro Sula, visité el merendón, una cordillera considerada el pulmón de esta ciudad. Una reserva forestal que, en mi opinión, es casi un homenaje al equilibrio ecológico. Y hablando de medio ambiente, os he subido el trailer de Refugiados de la Tierra, un documental sobre cambio climático que está a punto de terminar de producir Rebequita con la Fundación Escenarios de Solidaridad.

Y ya por último, de verdad: hace unas semanas mencioné un concuurso de fotografía de www.idealistas.org. Pues bien, yo me animé y mandé una foto así que ya me podéis votar en esta dirección. El inconveniente es que hay que registrarse. Si véis alguna foto mejor que la mía (que las hay, y muchas) no votéis :p



El paraguas amarillo
17.noviembre.07, 11:00
Filed under: compromiso, relatos

Ha sido una semana dura. Todavía voy a necesitar un poco de tiempo para organizar todo lo que tengo que contar. Así que me haré esperar. Pero sí que me apetece contar que este fin de semana me han invitado y he vuelto a San Pedro Sula. Nada más llegar, y aunque parezca increible, las hermanas me regalaron un paraguas amarillo. Lo sé, este blog debería llamarse Big Fish. Pero este regalo cobró sentido en cuanto me explicaron que…

… érase una vez un pueblo gris y triste, donde, cuando llovía, todos los habitantes recorrían las calles con paraguas negros. Siempre, rigurosamente negros.

Bajo el paraguas todos tenían una cara ceñuda y triste… ¡Y no puede ser de otro modo bajo un paraguas negro!

Pero un día que llovía a cántaros, una lluvia más densa que nunca, apareció de improviso un señor algo extravagante que paseaba bajo un paraguas amarillo. Y para colmo, aquel señor sonreía.

Algunos transeúntes lo miraban escandalizados bajo el paraguas negro que los cobijaba y refunfuñaban: “¡Mirad qué indecencia! Es verdaderamente ridículo con ese paraguas amarillo. ¡No es serio! ¡En cambio, la lluvia es una cosa seria y un paraguas sólo puede ser negro!”.

Otros montaban en cólera y se decían unos a otros: “Pero ¿qué clase de idea es ésa de ir por ahí con un paraguas amarillo? Aquel tipo es sólo un exhibicionista, uno que quiere hacerse notar a toda costa. ¡No tiene nada de divertido!”

Efectivamente, no había nada de divertido en aquel pueblo, donde llovía siempre y los paraguas eran todos negros.

Sólo la pequeña Natacha no sabía que pensar. Un pensamiento le bullía en la cabeza con insistencia: “Cuando llueve, un paraguas es un paraguas. Que sea amarillo o negro, lo que cuenta es tener un paraguas que cobije de la lluvia”.

Además, la pequeña se daba cuenta de que aquel señor bajo su paraguas amarillo tenía el aspecto de sentirse perfectamente a gusto y feliz. Se preguntaba el porqué.

Un día, a la salida de la escuela, Natacha se dio cuenta de haber olvidado su paraguas negro en casa. Sacudió los hombros y se encaminó hacia casa con la cabeza descubierta, dejando que la lluvia empapase sus cabellos.

La casualidad quiso que al poco tiempo se cruzase con el hombre del paraguas amarillo, el cual le propuso sonriendo: “Niña, ¿quieres cobijarte?”.

Natacha dudó. Si aceptaba, todos le tomarían el pelo. Pero en seguida tuvo el otro pensamiento: “Cuando llueve, un paraguas es un paraguas. Que sea amarillo o negro, ¿qué importa? ¡Siempre es mejor tener el paraguas que empaparse de lluvia!”.

Aceptó y se metió debajo del paraguas amarillo al lado de aquel señor gentil.

Entonces comprendió por qué era feliz: bajo el paraguas amarillo ¡el mal tiempo ya no existía! Había un gran sol en el cielo azul, donde los pajarillos volaban cantando.

Natacha tenía un aspecto tan de asombro que el señor se echó a reír a carcajadas: “¡Ya lo sé! También tú me tienes por loco, pero quiero explicarte todo. Durante algún tiempo, estaba triste también yo, en este pueblo donde llueve siempre. Yo también tenía un paraguas negro. Pero un día, saliendo de mi despacho, me olvidé del paraguas y me encaminé a casa, así como estaba. Mientras caminaba, encontré a un hombre que me ofreció cobijarme bajo su paraguas amarillo. Como tú, dudé porque tenía miedo de ser distinto, de hacer el ridículo. Pero luego acepté, porque tenía aún más miedo de pillar un resfriado. Y me di cuenta –como tú- que bajo el paraguas amarillo el mal tiempo había desaparecido. Aquel hombre me enseñó por qué bajo el paraguas negro las personas estaban tristes: el repiqueteo de la lluvia y el negro del paraguas les ponía de mal humor, y no tenían ninguna gana de hablarse. Luego, de repente, el hombre se fue y yo me di cuenta de que tenía en la mano su paraguas amarillo y el buen tiempo no me ha dejado nunca”.

Natacha exclamó: “¡Qué historia! Y ¿no le da pena tener el paraguas de otro?”.

El señor respondió: “No, porque bien sé que este paraguas es de todos. Aquel hombre lo había recibido también él sin duda, de algún otro”.

Cuando llegaron a la casa de Natacha, se despidieron. Apenas el hombre, alejándose, desapareció, la muchachita se dio cuenta de tener en la mano su paraguas amarillo. Pero aquel señor tan amable, quién sabe dónde estaría ya.

Así, Natacha, se quedó con el paraguas amarillo, pero ya sabía que pronto habría cambiado otra vez de dueño; habría de pasar a otras manos, para proteger de la lluvia y llevar el “buen tiempo” a otras personas. Y ahora que has escuchado esta historia, te toca a ti, como hizo Natacha, compartir el “buen tiempo” con la gente que te rodea.

Tal vez era la dosis de magia que necesitaba.