¿dóndevamossindepilar?


Que bien rodeado
15.enero.08, 17:00
Filed under: literatura - poesía, política

David, el cuerpo y alma de [LA OTRA AGENDA], me ha pasado un testigo que anda de blog en blog investigando por los propósitos de éstos para el 2008. Y sindepilar va a intentar seguir siendo el reflejo de una experiencia de voluntariado relacionada con la cooperación para el desarrollo en Centroamérica, ahí es nada. Pero, sobre todo, lo que quiere seguir siendo es lugar de encuentro de todos los que queréis compartir esta experiencia; y eso es lo que os agradezco no sabéis cuánto. Y como me toca pasar el testigo… JL, aunque tu web es joven y justificaste tus no-propósitos, el testigo es tuyo para ver si los has cambiado.

Y como de compartir se trata, Eva, desde Mozambique comparte una triste noticia. A algunos nos tocó estudiar a Ángel González, por obligación (gracias a Dios) y muy por encima (desgraciadamente). Gracias a Ángel González por su obra y gracias a Eva por recordárnosla un poquito:

Quiero vivir el hoy, vivirlo a fondo
Y hacerlo confiado, muy tranquilo,
Que, si el hoy es el mañana del ayer,
Llegaré a ser como hoy haya querido.

Evitaré la angustia y el temor,
Rechazando todo impulso negativo
Que desvíe la línea de mi marcha
E impida que logre mi objetivo.

Si tengo algún problema inesperado
Habré de convertirlo en beneficio,
Buscando siempre la oportunidad
que, oculta, me espera en algún sitio.

Veré las cosas, hoy, con ojos limpios
sabiendo disfrutar de cuanto admiro,
así seré después ¡aún mas sensible!
Para gozar del paisaje del camino.

Hoy deseo reir, sentirme alegre,
como si el corazón me diera brincos.
Hoy quiero celebrar ¡como una fiesta!
El simple hecho de sentirme vivo.

Y si esta noche, cuando acabe el día,
Con el balance que haré de mi mismo,
No me siento del todo satisfecho
-pues sé que es muy difícil objetivo-,

Abriré la ventana del mañana
Y al alba habré de repetir mi grito:
“Yo quiero vivir hoy! ¡Quiero vivir!”
A ver si así, un día lo consigo.

Y Chema, desde Nicaragua, también nos mandó un regalo de reyes que no había tenido oportunidad de compartir, va pues:

Te deseo primero que ames, y que amando, también seas amado. Y que, de no ser así, seas breve en olvidar y que después de olvidar, no guardes rencores. Deseo, pues, que no sea así, pero que si es, sepas ser sin desesperar.

Te deseo también que tengas amigos, y que, incluso malos e inconsecuentes, sean valientes y fieles, y que por lo menos haya uno en quien puedas confiar sin dudar. Y porque la vida es así, te deseo también que tengas enemigos. Ni muchos ni pocos, en la medida exacta, para que, algunas veces, te cuestiones tus propias certezas. Y que entre ellos, haya por lo menos uno que sea justo, para que no te sientas demasiado
seguro.

Te deseo además, que seas útil, más no insustituible. Y que en los momentos malos, cuando no quede mas nada, esa utilidad sea suficiente para mantenerte en pie. Igualmente, te deseo que seas tolerante; no con los que se equivocan poco, porque eso es fácil, sino con los que se equivocan mucho e irremediablemente, y que haciendo buen uso de esa tolerancia, sirvas de ejemplo a otros.

Te deseo que siendo joven no madures demasiado de prisa, y que ya maduro, no insistas en rejuvenecer, y que siendo viejo no te dediques al desespero. Porque cada edad tiene su placer y su dolor y es necesario dejar que fluyan entre nosotros.

Te deseo de paso que seas triste. No todo el año, sino apenas un día. Pero que en ese día descubras que la risa diaria es buena, que la risa habitual es sosa y la risa constante es malsana. Te deseo que descubras, con urgencia máxima, por encima y a pesar de todo, que existen, y que te rodean, seres oprimidos, tratados con injusticia y personas infelices.

Te deseo que acaricies un perro, alimentes a un pájaro y oigas a un jilguero erguir triunfante su canto matinal, porque de esta manera, te sentirás bien por nada. Deseo también que plantes una semilla, por más minúscula que sea, y la acompañes en su crecimiento, para que descubras de cuántas vidas está hecho un árbol.

Te deseo, además, que tengas dinero, porque es necesario ser práctico. Y que por lo menos una vez por año pongas algo de ese dinero frente a ti y digas: “Esto es mío”, solo para que quede claro quién es el dueño de quien.

Te deseo también que ninguno de tus afectos muera, pero que si muere alguno, puedas llorar sin lamentarte y sufrir sin sentirte culpable.

Te deseo por fin que, siendo hombre, tengas una buena mujer, y que siendo mujer, tengas un buen hombre, mañana y al día siguiente, y que cuando estén exhaustos y sonrientes, hablen sobre amor para recomenzar. “Si todas estas cosas llegaran a pasar, no tengo mas nada que desearte”.

Victor Hugo

Y nada más, que hoy ha sido un poco más seguro y más difícil andar por Tegus… Chávez ha venido a reunirse con “Mel”.

Anuncios

2 comentarios so far
Deja un comentario

¿Esto es eso que se llama un regalo envenenado?, Pues va a ser que sí… 😉 Lo pienso un poquito y ya te cuento.

Comentario por José Luis

¿Ves como no era para tanto? 😀

Comentario por miguelmie




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: