¿dóndevamossindepilar?


Dicen…
9.enero.08, 20:00
Filed under: dicen, literatura - poesía, Uncategorized

Pues hace bastante que no me siento tranquilamente a escribir… y ahora tampoco lo estoy, pero bueno, tengo que ir contandoos poco a poco cómo han sido el final del 2007 y el principio del 2008. He estado en El Salvador de… (lo admito) vacaciones 😀 Con una familia que me ha hecho sentir casi como en casa, pero además: bañándome en el pacífico, viendo atardeceres preciosos, haciendo parrilladas por la noche, escuchando leyendas de Centroamérica…

Y es que dicen que la Siguanaba (Segua en Guatemala) es una joven muy linda que se aparece en los caminos pidiendo que el jinete que por allí pasa la lleve en su caballo y ninguno se resiste a su ruego. Pero a medio camino hace que el jinete se vuelva a verla y aquella hermosa mujer ya no es ella.

Y dicen que el Cipitillo (o Cipitío) es el hijo de la Ciguanaba (la diosa Luna) que tuvo con el dios Lucero de la mañana. El dios Sol, mosqueado como es lógico, por los cuernos que le calzaron maldijo a ambos: a la Siguanaba errando por los caminos y al Cipitillo le condenó a quedarse con diez años para siempre con una barriga abultada, con los pies al revés, pasando hambre y comiendo ceniza.

También dicen que la Llorona era una mujer indígena enamorada de un caballero español, con quien tenía tres hijos. Sin embargo él terminó por casarse con una mujer española de la sociedad por conveniencia. Al enterarse enloquecío y mató a sus tres hijos en el río, donde también se suicidó ella. Desde entonces pena y grita en las orillas de todos los ríos.

Pero además dicen que el cadejo es un perro negro que se aparece a las doce de la noche. Si eres buena persona aparecerá el cadejo blanco y te defenderá pero si eres una persona mala el cadejo negro te matará.

Y la carreta bruja o carreta chillona sale a medianoche del cementerio cargada de almas en pena. Es una carreta que se mueve sin bueyes y produce unos grandes chillidos cuando se desplaza. Según dicen, no hay que tratar de verla porque los que lo han intentado, han enloquecido.

Más y más información y mucha más que se puede encontrar sobre estas leyendas y algunas más.

También durante estos días me he leído Los brujos de Ilamatepeque (1958) de Ramón Amaya Amador, quizá el escritor hondureño más conocido. La novela narra el acoso y ejecución, por parte de sus vecinos, de los hermanos Cano, dos ex-soldados del General Francisco Morazán, cuando regresan a su pueblo natal después de defender la revolución morazanista. Se les acusaba de tener relación con el diablo (el coludo) y fueron fusilados; aunque la verdadera causa de su ejecución fueron sus ideas políticas progresistas y anti-reaccionarias.

Continuará…

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: